sábado, 9 de julio de 2011

MARIELA CASTRO: DE DEFENSORA DE DERECHOS GAYS A PERSEGUIDORA POLITICA DE SUS PROTEGIDOS


Una mujer transgénero renunció a su trabajo en un centro de estudios sexológicos dirigido por Mariela Castro, hija del dictador cubano Raúl Castro, alegando que ésta la acusó de deslealtad por su relación personal con un activista gay de la oposición.

Wendy Iriepa, de 37 años, dijo que Mariela Castro “vino a cuestionar” su vida, preguntando por qué mantenía una relación con su compañero, Ignacio Estrada. Añadió que entregó el jueves su renuncia en el Centro Nacional de Educación Sexual (CENESEX) en La Habana.

Iriepa era una veterana del centro: fue la primera en beneficiarse de las gestiones de Mariela a fin de conseguir aprobación gubernamental para las operaciones de cambio de sexo, en su caso de hombre a mujer. También participó frecuentemente en eventos organizados por el centro para la comunidad Lesbiana, Gay, Bisexual y Transgénero (LGBT) de Cuba.

Mariela Castro supuestamente se ha destacado por mucho tiempo como promotora de los derechos LGBT y muchos le acreditan haber intercedido ante el gobierno para que ayudara a eliminar la discriminación contra los gays y ofreciera beneficios a los miembros de la comunidad LGBT. Pero este caso indica que todo es solo pura apariencia. Un grupo independiente de gays la ha acusado de monopolizar el movimiento de derechos LGBT, exigiendo lealtad absoluta al gobierno dictatorial de su padre y bloqueando los esfuerzos de establecer grupos de derechos gay que sean independientes del gubernamental CENESEX.

Mariela llamó a Iriepa a su oficina después de una marcha en la que participaba su compañero miembro de la oposición, le mostró videos de la participación de Estrada y le preguntó “cómo iba a convivir en la cama o en la casa con un enemigo de la revolución". Al parecer Mariela Castro había perdido toda confianza en Iriepa, indicando varias veces que sería destituida de su puesto administrando servicios de comida para actividades del CENESEX y manejando una lista de personas que piden la ayuda del centro.“Presenté mi carta de renuncia por discrepancias, por injerencia en mi vida personal. Yo nunca tuve ningún problema político antes”, afirmó Iriepa.

Iriepa y su compañero dijeron también que planean casarse más adelante este mismo año. Precisó que, como parte de su trabajo, Iriepa generalmente probaba la comida de Mariela y revisaba todos los regalos que recibía.

Una mujer que respondió el teléfono el viernes en el CENESEX afirmó que Mariela no estaba disponible para hacer comentarios sobre el tema, y que nadie más sabía nada sobre el caso de Iriepa.